¡Ya estamos hasta la MADRE de tanta CENSURA...  Di No a la Censura...

viernes, 24 de diciembre de 2010

La Farza de "La Coyota" no termina aún


La reaparición
(Del "Mata Papas")
Luis Javier Garrido
La reaparición del panista Diego Fernández de Cevallos en un operativo mediático, enmarcado en un discurso plagado de mentiras y de renovada violencia de la derecha mexicana, se está revirtiendo contra el gobierno panista, que se hunde en un desprestigio cada vez mayor que le hace muy difícil el poder gobernar en los próximos meses.

………….
1. La reaparición escénica de Diego Fernández de Cevallos en vísperas de la Navidad de este 2010, siete meses después de haber sido presuntamente secuestrado el 14 de mayo en su rancho de La Cabaña, en el municipio de Pedro Escobedo, en Querétaro, se ha saldado por una serie de hechos tan turbios como los que marcaron su publicitado rapto, que ponen en tela de duda todo lo acontecido y que crean nuevas responsabilidades al gobierno de facto de Felipe Calderón.
2. La información dada a conocer ayer por La Jornada sobre el caso, revelando que la liberación de Diego, lejos de haber sucedido la noche del 20 al 21 de diciembre –como anunció Joaquín López Dóriga en Televisa la mañana del lunes 20, y se pretendió poco después en un show mediático–, había ocurrido nueve días antes de ese mediodía en que ante la presencia de los medios el barbón se presentara arrogante y perfectamente atildado en su domicilio al volante de un Mercedes Benz con su nuevo look matusalénico, no hace más que arrojar nuevas dudas sobre el caso y desprestigiar aún más a los panistas en el poder, confirmando la descomposición del poder.
3. El hecho de que la mafia en el poder pretendiera engañar a los mexicanos dando al desenlace de lo que anunciaron como un grave delito el tratamiento de unhappening, mueve y con razón a todas las sospechas. Las hipótesis que se han manejado desde el lunes 20 están siendo en consecuencia un reflejo del repudio popular a los panistas, y así se está hablando desde que fue una patraña o simulación hasta que constituyó la exitosa extorsión de un grupo criminal, de que fue el acto de un comando popular hasta que aparece como un crimen político, olvidándose en esta última presunción que todo atentado contra un político es siempre por definición un crimen político, como lo reconoce el propio Diego al margen de las pretensiones que tenga con su reaparición: hay un marcado matiz político en mi plagio, insistió al presentarse trigarante tras su cautiverio (El Universal del 21 de diciembre).
4. Las revelaciones del montaje escénico dan al traste aún más con la campaña mediática que se montó con la pretendida odisea de Fernández de Cevallos con suliberación, contada por él con minucias a sus amigos de Milenio Diario, que le han servido como divulgadores de su versión, difundida el 22 de diciembre, y en la que refiere como supuestamente él mismo pactó su libertad, negociando una cooperación de sus amigos oligarcas que dice a la postre no fue necesaria, pues su propia familia reunió la suma de 30 millones de dólares que su hijo Diego y el abogado Antonio Lozano Gracia dejaron el 10 de diciembre entre Toluca y la capital en 17 paquetes.
5. Muy significativo resulta en este contexto el conocer la lista de amigos(publicada por esta misma fuente) a los que Fernández de Cevallos pretende haberse dirigido para que le ayudasen a su liberación, pues son aquellos políticos y empresarios salinistas responsables del desastre de México: Carlos Salinas de Gortari, Carlos Slim, Roberto Hernández, Alfredo Harp, Alberto Bailleres, Claudio X. González, Lorenzo Servitje, Lorenzo Zambrano, Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Quintana, Ignacio Loyola, Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, Juan Sandoval Íñiguez, Onésimo Cepeda, Norberto Rivera, Roberto Madrazo, Jorge Hank Rhon, Santiago Creel, Enrique Peña Nieto, Carlos Romero Deschamps y Elba Esther Gordillo.
6. El happening resultó mucho más deplorable cuando el país se estremece con otras noticias que evidencian la corrupción y violencia del grupo gobernante y la ineptitud creciente del gobierno de Felipe Calderón. Mientras los mexicanos se enteran azorados de la violencia gratuita que ha desatado el gobierno en Michoacán, del asesinato artero de la activista Marisela Escobedo Ortiz en Chihuahua, del secuestro y tortura de al menos 50 migrantes centroamericanos que ha suscitado la condena a Calderón de los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador y un escándalo internacional, y de los esfuerzos de la administración panista por seguir privatizando y desmantelando a Pemex, se quiere utilizar el caso Diego para confundir aún más a los mexicanos.
7. La invectiva lanzada por Diego a los medios durante la entrevista de banqueta concebida por sus publicistas, señalándoles que no tiene la fortuna que pretenden y buscando así responsabilizarlos por lo acontecido, la desmienten los hechos. La prensa lo único que ha hecho es dar cuenta de su papel como hombre de confianza de Salinas en el PAN, responsable desde 1988 de armar la alianza que llevó a la alternancia y al cogobierno, y de las facilidades con que fungió a consecuencia de ello en múltiples casos judiciales que lo evidenciaron como presunto responsable de tráfico de influencias y como “abogado del narco”, así como de las innumerables propiedades y haciendas que adquirió en estos años, como lo recensó Proceso en su número 1751.
8. La promoción de Diego como el ariete de una nueva embestida de la ultraderecha en México se inició desde el mismo momento de su reaparición mediática. En la mañana de ese lunes 20, la locutora de Milenio Televisión que daba cuenta del caso en sus emisiones noticiosas afirmó contundente que al reaparecer Diego se convertía en el candidato natural del PAN a la Presidencia de la República, y a partir de entonces un buen número de columnistas y analistas no tuvieron empacho en sostener la misma tesis, la que Diego rechazó al día siguiente descartándose para 2012. Como si alguien desconociese que en 1994, aliado a Salinas, fungió como un candidato palero a la silla presidencial, ocultándose cuando empezó a subir en las encuestas, o que su nueva posible candidatura sería inviable por el encono que le tiene Calderón. O, todavía más aún: que su candidato, ahora, es el priísta Enrique Peña Nieto.
9. La violenta retórica seudolegalista y fantasiosa que ha esgrimido ante el caso Felipe Calderón, pretendiendo estar luchando contra el mal y el crimen organizado, la desmienten los hechos. En medio del baño de sangre a que ha llevado al país con sus políticas patrimonialistas, debería por lo menos responder a una sencilla cuestión que planteó el senador Pablo Gómez, demandando a Hacienda aclarar cómo si Diego pudo pagar esa suma no ha pagado sus impuestos
10. Los panistas son hoy los principales responsables del desastre nacional y este caso no hace más que evidenciarlos en toda su corrupción.
………….
.
http://www.jornada.unam.mx/2010/12/24/index.php?section=opinion&article=018a2pol
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es bienvenida