¡Ya estamos hasta la MADRE de tanta CENSURA...  Di No a la Censura...

jueves, 29 de septiembre de 2011

El regreso de AMLO... y a los PRIANazis les tiemblan las corvas...


Ricardo Monreal Avila
El regreso de AMLO

………….

Primero fue Emilio González, gobernador panista de Jalisco. “Me preocupa más Andrés Manuel López Obrador, porque él sí tiene una base social muy amplia y en muchas zonas del país lo quieren” (5 de septiembre). 

Unos días después vendría el lance del expresidente Carlos Salinas de invitar a debatir a AMLO. “Invítenlo para que les diga qué propone. Pero con una diferencia fundamental: no vas a decir qué te propones cuando ya se tuvo la responsabilidad de gobernar, porque entonces ya se pueden medir las palabras y las promesas con relación a lo hecho. De otra manera es muy fácil ofrecer, porque no se tiene el compromiso en ese momento de cumplir. Pero quien ya gobernó ya puede ser evaluado por sus hechos y resultados.Entonces sométanlos a la prueba del ácido de comparar lo que ofrecen para adelante con lo hecho para atrás y eso les podrá dar un parámetro con el cual medir mejor su decisión. Va a reprobar”.Y ahora, en la presente semana, Humberto Moreira, presidente del PRI, señaló que ellos ven como único competidor serio a AMLO, según sus encuestas. “El PAN está haciendo sus encuestas ciudadanas, nosotros tenemos encuestas también y, siendo fríos y claros, en las encuestas nuestra competencia es con Andrés Manuel López Obrador, para ser claros y sinceros. No quiere decir que no haya competencia con el PAN, pero los personajes del PAN, que en este caso es Josefina Vázquez Mota, está en un sitio más abajo. La competencia real es con AMLO, así están las encuestas”, dijo.Desde hace un año por lo menos, las encuestas con mayor credibilidad (Reforma, Consulta, Parametría y las propias de algunos partidos como el PT) coinciden en señalar que Peña Nieto y AMLO son los dos aspirantes que figuran a la cabeza de la carrera presidencial de 2012, con una marcada preferencia del primero, aunque discrepan entre la distancia que separa a uno y al otro. Mientras algunos consideran 38 puntos de distancia otros hablan sólo de 12. El hecho es que AMLO está de regreso, en una trayectoria de recuperación tipo “W” que ya quisiera mostrar la economía mexicana.En la más reciente carta de información y análisis de la encuestadora Parametría se observa lo siguiente: “A una semana de que inicie formalmente la carrera por la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador experimenta un panorama particular: altos niveles de conocimiento, bajos de popularidad –que, sin embargo, avanza de a poco-, dos partidos emergentes a su disposición y un movimiento que presume ser nacional.“El tabasqueño, considerado recientemente por el dirigente nacional del PRI como el enemigo en las elecciones de 2012, es uno de los políticos más conocidos por los mexicanos. Superado únicamente por el Presidente Felipe Calderón, el 98% de la gente ha oído hablar de López Obrador, de acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría.“El nivel de conocimiento, deseable para muchos, no se traduce en buenas opiniones para el ex Jefe de Gobierno, del que 43% de la gente tiene una opinión negativa. La opinión efectiva alcanza un 8%. Aunque a pesar de ser de un solo dígito, representa un crecimiento para la imagen del tabasqueño, quien por segunda vez (en las mediciones periódicas de Parametría) repite con un saldo positivo de opinión efectiva… 


Las voces que creen que la elección de 2012 está decidida, habrán de revisar los trazos de López Obrador, con un movimiento nacional, un partido que se ostenta como ciudadano y una popularidad que, aunque lento, crece” (La Razón, 28 de septiembre 2011).No está de más glosar los factores de este repunte. Entre los elementos exógenos o fuera del alcance de López Obrador están el deterioro de las condiciones de inseguridad y desempleo que golpea a la mayoría de la población (a pesar del medio millón de empleos mal pagados creados en 2010); el estancamiento de las preferencias a favor de Peña Nieto en un rango de 42 a 45 por ciento (quien ha logrado cohesionar las simpatías duras del PRI, pero no ha ampliado el umbral histórico a favor de este partido, lo cual es una clara vulnerabilidad); la falta de un aspirante competitivo en el PAN (Santiago Creel y Josefina Vázquez parecen atados a una doble limitante: no cuentan con la bendición del jefe real de su partido y cargan desde ahora con la cruz del continuismo, frente al deseo de cambio de la mayoría del electorado); el hastío entre electores de amplias regiones del país (Norte y Occidente sobre todo) en torno a la alternancia PRI-PAN y ven en la izquierda la posibilidad de una tercera vía de cambio (especialmente, entre AMLO y Marcelo Ebrard).Sobre esto último, es interesante constatar que parte del repunte de López Obrador se está presentando entre sectores de clase media, pequeños y medianos empresarios, que hace seis años lo consideraban “un peligro para México” y hoy, por lo menos, escuchan con atención y aceptan sus tesis sobre “el capitalismo de cuates” que impulsan PRI y PAN, donde los grandes empresarios no pagan impuestos y los monopolios privados se arman con protección pública y privilegios económicos.


Entre los factores endógenos o propiamente impulsados por la estructura y el movimiento de AMLO están la capacidad de sobrevivencia política de esta opción y el discurso alternativo que han logrado construir no sólo para explicar la crisis sistémica que vive el país, sino para plantear una salida. 


En efecto, después de haber caído a rangos de 8 por ciento de aceptación ciudadana (diciembre 2006), hoy López Obrador ronda los 20-24 por ciento en caso de ser postulado por una coalición PRD, PT, Convergencia. Insuficientes para ganar todavía, pero suficientes para seguir construyendo el escenario del “tercio mayor” que podría hacer la diferencia en 2012.


En torno a su discurso e identidad de un candidato presidencial distinto al resto, baste con mencionar que la actitud de opositor persistente, duro y sistemático, le ha arrojado atributos negativos en algunos sectores, pero en otros, en cambio, le ha construido la imagen del único político opositor que realmente podría cambiar de raíz la situación crítica del país. Para un tercio mayor del electorado, AMLO es ya un candidato de la crisis, para la crisis y contra la crisis. Y mientras la crisis no se vaya, tampoco se irá AMLO de ese imaginario colectivo.Por último, AMLO está también de regreso por una sencilla razón: nunca se ha ido.


ricardo_monreal_avila@yahoo.com.mxTwitter: @ricardomonreala
………….
Por esto
..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es bienvenida