¡Ya estamos hasta la MADRE de tanta CENSURA...  Di No a la Censura...

lunes, 3 de octubre de 2011

La Suprema Idiotez de la SCJN la ley antiaborto....

El Correo Ilustrado


La SCJN se hace bolas con el tema del aborto
N
o nos hagamos bolas, en el tema del aborto está de por medio el conflicto de derechos entre la vida embrionaria y el derecho constitucional a la salud de la mujer decidida a abortar.
El problema de la penalización del aborto ha sido no reconocer el peligro a la salud, e incluso el riesgo de muerte, de la mujer que aborta en la clandestinidad, porque desde siempre se aceptó el aborto en aquellos casos de conflicto entre una vida embrionaria y la de una mujer en plenitud de vida.
El error consiste en partir de la idea que la prohibición traerá como consecuencia la no realización de la conducta penalizada. Pero hay que tomar en cuenta que la transgresión fue lo que puso en marcha las prohibiciones y no al revés. Desde ahí hay que reconocer que la humanidad no vive en situación paradisiaca, sino en la transgresión constante.
Por tanto, la despenalización del aborto implica reconocer el derecho a la salud de la mujer que, por la circunstancia que sea, no quiere ser madre; de hecho, se salva una vida y no se pierden dos.
No debemos felicitar a los ministros que apoyaron el proyecto inicial, sino manifestarnos contra los que no pudieron percibir el valor de la vida humana en plenitud.
Pilar Noriega García

1 comentario:

  1. DERECHOS TIENEN, TANTO LAS MUJERES COMO LOS VARONES, ASI TAMBIÉN, CON TODO AMOR Y CON TODA JUSTICIA, LOS TIENEN LOS BEBES DESDE SU CONCEPCION.
    La psicología (el estudio del alma humana) es una parte importantísima de la ciencia en los seres humanos, que no se debe olvidar, pues si no se atiende a los problemas y enfermedades psicológicas, se pueden convertir en problemas mucho más graves que los que se pasan en el momento, eso es evidente con cualquier ser humano; además, la mujer tiene derecho a decidir y a su autonomía, pero los bebes también tienen derecho a la vida y a gozar de la felicidad y de la atención amorosa, tanto de su madre como de su padre, así como del amor y la amistad de los demás seres humanos, no solo la mujer tiene derechos, sino también el bebe, por muy pequeño que esté. También, la pena debe ser siempre a favor del bien, tanto de los bebes abortados como de las mujeres que abortan, pues no siempre las mujeres son las que deben ser penalizadas por el aborto, sino el culpable del aborto, el culpable del crímen; puede ser la misma mujer, pero también puede ser el gobierno abortista dictador, o el pederasta, o el violador, o el abusador irresponsable, o el médico mal preparado de cuidar vidas de personas, o el esposo irresponsable que obliga a la mujer a practicárselo; o también los dos el varón y la mujer prostitutos irresponsables, Etc., todo en los casos en que se trate de personas incorregibles, como quienes exigen que se legalice tal crimen o no quieren salir de una situación sensualista y abortiva, es cosa de investigar primero quien fue el culpable de tal asesinato, antes de aplicar la pena correctiva. Es muy importante que lo(a)s señore(a)s abortistas reconozcan que nadie tiene derechos a costa de la destrucción de otros, los derechos de una persona terminan donde comienza la destrucción de otra; los derechos de la mujer y del varón terminan donde comienza la matanza de su hijo, inclusive dentro del vientre de la madre; si la vida de las tortugas, se protege de la destrucción, desde los huevos, la vida del ser humano se debe proteger de la destrucción, desde la concepción. Además, laico es igual a del pueblo, del griego laos=pueblo, y laico=del pueblo, no laico=sin religión o sin Fe, como mentirosamente dicen quienes pretenden manipular al pueblo, sin prevenir su destrucción; que estudien mas ciencias las personas materialistas (porque no es lo mismo científico que materialista), que protestan a favor de la matanza de bebes y a favor del engaño de las mujeres con momentos difíciles de su vida, porque eso es en verdad la lucha en favor del aborto, una lucha en favor de un asesinato y de un engaño, de Satanás, del diablo. Los derechos de los gobiernos también, terminan donde comienzan a destruir a otros, como sucede con el Gobierno de algunas entidades, no tienen derecho a exigir a los hospitales de su entidad, y menos a los del país, a que realicen abortos, y si lo hace, los hospitales deben denunciar esa imposición sanguinaria e injusta, que se realiza contra los bebes y contra las mismas mujeres a quienes se les practican el aborto. Un país es libre y no depende de lo que sanguinaria y egoístamente el gobierno dicte, e inclusive las mismas instituciones y empresas que existen en una entidad con gobierno abortista dictador, no dependen de tales dictaduras gubernamentales; una ley dictada e injusta viene de un gobierno cerrado a la verdad y al parecer del laico = del pueblo; en cambio una ley libre y justa se basa en la verdad y toma en cuenta el parecer del laico = del pueblo. “Amor y paz en Dios a todos.”.

    ResponderEliminar

Tu opinión es bienvenida