¡Ya estamos hasta la MADRE de tanta CENSURA...  Di No a la Censura...

lunes, 10 de octubre de 2011



No se puede olvidar ni ocultar
El sacerdote Alejandro Solalinde insiste en su denuncia sobre los abusos y crímenes cometidos contra migrantes centroamericanos por la delincuencia organizada en complicidad de funcionarios, a quienes se les hace “cosas diez veces peores de lo que sufren los mexicanos que intentan cruzar los Estados Unidos”/ Expresa que “México está herido, está infectado y Veracruz también está carcomido”/ “El problema es que no queremos verlo, es la obsesión por tapar, por cuidar la imagen como si no pasara nada y esto no es posible”, enfatiza
XALAPA, Veracruz, 9 de octubre (Plumaslibres).- 
………….
El sacerdote Alejandro Solalinde denunció que los abusos y crímenes cometidos contra indocumentados centroamericanos en territorio mexicano y veracruzano es algo que no se puede olvidar ni ocultar.

Durante su visita a Xalapa, en el marco del Hay Festival, y en la plática sostenida con el periodista Javier Solórzano en la explanada de la Casa de Los Lagos, el sacerdote, coordinador del albergue Hermano en el Camino, insistió en su denuncia sobre los abusos que se cometen contra los migrantes centroamericanos a quienes se les hace “cosas diez veces peores de lo que sufren los mexicanos que intentan cruzar los Estados Unidos”.
En ese sentido, Solalinde dijo que uno de los pendientes que tiene el gobierno veracruzano es esclarecer y castigar los crímenes impunes contra los migrantes -cometidos por la delincuencia organizada en complicidad de funcionarios-, así como hacerle justicia a las familias localizando el cuerpo de sus seres queridos, que se presume, se encuentran en territorio veracruzano en fosas clandestinas o en poder de las autoridades.El activista expresó que “México está herido, México está infectado y Veracruz también está carcomido”.“El problema es que no queremos verlo, es la obsesión por tapar, por cuidar la imagen como si no pasara nada y esto no es posible”.“Cómo es posible que tantos migrantes pasaron por aquí y hubo miles de secuestros que se hicieron en el régimen anterior y todavía le tocó a este (gobernador) un poco y que de buenas a primeras se tape todo y no hay nada. ¿Ustedes creen que eso es sano, que con tapar la herida voy a tapar la infección que hay”.“Esos cuerpos de esos jóvenes desaparecidos, secuestrados, aquí están y hay impunidad y hay una manejo político, ahí está la porquería de la política”.Teme que campañas oculten tragediaPese a estos reclamos, Alejandro Solalinde manifestó su temor que por el nuevo proceso político que vive el país se siga ocultando esta tragedia por parte de las autoridades.“Aunque nos digan con voz muy ceremoniosa y solemnemente que todo está bien, hay que creer lo contrario”.“Aquí hay en Veracruz hay cientos o miles de cuerpos que están aquí escondidos y ¿quien lo va a investigar?”.“Ustedes creen que alguien haga algo de cara al proceso electoral, que se va a poner a buscar lo que pasó aquí, no, porque pierden elecciones, les importa más el voto, el poder, muchas veces, para seguir robando, que la justicia y mientras no salga esa pus no vamos a tener nada”.El caso de Iris MargotAlejandro Solalinde narró un caso que exhibe la corrupción de las mismas autoridades para no investigar los casos de los migrantes fallecidos en territorio veracruzano:Se trata de la búsqueda que hizo de su hijo una migrante centroamericana de nombre Iris Margot.La mujer refirió haber tenido el último contacto con su hijo Rafael, de 22 años, cuando este se encontraba en Coatzacoalcos, Veracruz.Buscó al ministerio público de la zona de nombre Carlos Barraza, a quien le mostró la foto de su hijo y éste le respondió que sí tenían su cuerpo pero que había fallecido ahogado. Esto pese a que el joven era un experto nadador.“Sí, aquí está, este es el cuerpo, lléveselo”, le dijo.“Pero Iris Margot le responde: no, hágale estudio ADN y el funcionario le comenta, ay señora, esas cosas sólo pasan en las telenovelas”.Como la mujer insistió, el ministerio público comenzó a intimidarla preguntándole que con quien venía y donde se hospedaba. Ante el miedo que esto le provocó, buscó al padre Alejandro Solalinde, quien fue a recogerla a Coatzacoalcos y meses después regresaría acompañada por personal de Amnistía Internacional, miembros de la Pastoral de la Movilidad Humana y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.Al ver esto, el ministerio público se puso “nervioso” y prometió tener lista las pruebas de ADN en dos meses.“Pero ya van dos años y no ha pasado nada”.“Le hicieron el ADN a uno de tantos cuerpos que están ahí y no saben cuál es el cuerpo de Rafael. Eso es muestra de lo que está pasando aquí, si de veras hubiera voluntad política, honradez y no hubiera impunidad para molestar a las personas pasadas (en el gobierno), se despejaría todo eso. Mientras eso no se haga, todo lo que se diga es politiquería”.Del ministerio público comentó Solalinde: “ya no es, ya huyó, se fue”.Llama a ciudadanos a movilizarseDurante la plática que sostuvo la noche del sábado con el periodista Javier Solórzano, Alejandro Solalinde convocó a los ciudadanos a movilizarse y perder el miedo, pues se dijo escéptico de que la clase política haga algo para cambiar las cosas en el país.“Nuestros gobiernos, políticos, se han olvidado de servir, ahorita ya empezó la rebatinga por el poder y el dinero, vienen los insultos, las denostaciones, de ganar a base de que el otro sea peor que yo, pero no hay propuestas. Quién nos va a sacar del hoy. El chapulín colorado ya ni siquiera está para que nos ayude”.Sin embargo, dijo que en la sociedad está el cambio en el país, pues lamentó que muchas personas sólo cuidan sus intereses.“Cada quien está como Juan Pirulero, cuidando su juego, sus intereses, sus privilegios, su estatus”.“Muchos van a las marchas de Solalinde y dicen que bonito y ahora qué sigue, pues que la gente haga algo por ayudar a su comunidad, a la gente de cerca, compartir, ser solidarios y no ser ojetes”.
………….
PorEsto
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es bienvenida