¡Ya estamos hasta la MADRE de tanta CENSURA...  Di No a la Censura...

jueves, 1 de diciembre de 2011

Calderón al hoyo...


Empezó la cuenta regresiva, por fin se va!

Calderónal hoyo
Francisco Rodríguez

Indice Político

¿Qué pasa por la mente de Felipe Calderón que busca autoinmolarse? ¿Verlo lanzarse a un hoyo “de 400 metros de profundidad” en aras de generar empleos –su incumplido y único compromiso de campaña es lo que la ciudadanía espera de él? ¿Tan mal está su psique ante tantos revesesy tantas derrotas? ¿Está al fin consciente de que lo que mal empieza, peor acaba?

Mal arranque del sexto año –y últimogracias a Dios— de su ocupación de Los Pinos.


Disminuido en su autoestima… funestoanímicamente... irritado casi siempre,Calderón podría girar órdenes aún más disparatadas que las hasta ahorarecetadas a nuestra languideciente y cada vez más empobrecida población.Podría incluso adoptar posiciones tan radicales queuna de dosprovocaran una algarada o de plano la inviabilidad del país.


Ante los golpes que la realidad le propinaCalderón no se creceEso ,empequeñece ycual monje budistase acerca al fuego para peor acabar su vida política.


Algo de místico hay en las autoinmolacionesSiempre suceden en “momentos de oscuridad”. Los autoinmolados parecieran querer convertir sus cuerpos en antorchas que ayuden a otros a encontrar el camino que ellos creen es el correctoaunque los demás estemos conscientes de que están equivocados.


Y los actuales de Calderón –y del país— sonefectivamente“momentos de oscuridad”


Su fallida gestión cosecha ya los resultadosla miseria y la indigencia crecen bajo su égida en el paísmientras en la región latinoamericana son exitosamente abatidasHay más analfabetasmás desnutridosmuchos más desesperanzados.Más de la mitad de los habitantes del país carecen de todo tipo de expectativas de saludeducaciónalimentación y vivienda.


Presume la creación mensual mínima de empleoscuando la mayoríasi no es que la totalidadhan sido generados por las grandes obras de infraestructura que erige el gobierno de la capital nacionalDe mínimo salario mínimoademás.


Y su banderala que él mismo llamó “guerra en contra del narcotráfico” está perdidaSu propia hermana otro dolorotra de las causales de su rencorLuisa María ha descalificado la presencia de las Fuerzas Armadas, de policías federalesen porciones de la geografía. De nada sirven, si “los malos” continúan acumulando influencia, producto de su cada vez mayor poder económico y ahoradice ellahasta político.


Calderón también carga rencores en contra de la vida mismaLe ha arrebatado ados amigosque también fueron colaboradoresen coincidentes –ysospechosospor tanto— accidentes aéreos.


De verdad¿Calderón se lanzaría a un hoyo de 400 metros de profundidad? 


Yo creo que Su estado anímico lo conduce a ese precipicioNos conduce a todosporque para que se dé la autoinmolación –explican los teóricos— es necesario un sentimiento de culpapues nada alimenta mejor la historia del martirio


Porque el martirio (el martirio político incluidoes un acto que pertenece tanto a quien lo realiza como a quien lo atestiguaLa muerte del autoinmoladosinimportar qué tan espectacular seapermanecerá absolutamente sin sentido a menos que una mirada receptiva la captees decira menos que suceda en el seno de una comunidad devorada por sentimientos de culpa.


Y esa culpa puede responder a varios factoresinjusticias toleradas habitualmente, cobardía colectiva e insensibilidad ética, pasividad frente a la opresión políticasentimiento de derrota frente a fuerzas percibidas como invenciblesaunque legítimasgobiernos totalitariosocupación militar extranjeraetc.


En otras palabraslos autoinmolados como Calderón quiere serlosurgen en sociedades que de cierto modo se sienten responsables de su opresióndondeno sólo sentimientos de complicidadresentimiento mutuo y desconfianza envenenan la vida privada de la gentesino que también la socavan en lo social.


Los autoinmolados hacen algo que es cautivadoramente simplerompen el hechizo que es exactamente lo que se necesita para detonar el cambiocomo resultadoson adoptados en calidad de “salvadores” y “redentores”noobstante que en algunas circunstanciascomo en el caso de Calderónsólo sean quienes encienden el cerillo en el momento exacto en que la tensión social se ha vuelto explosiva.


Y el país está como yesca y en cualquier momento se podría incendiarTodo porque Calderón quiere lanzarse al hoyo… antes de tiempo.

Índice FlamígeroDecía el admirado escritor y soberbio poeta Mario Benedettique “un torturador no se redime suicidándose… pero algo es algo”.

www.indicepolitico.com pacorodriguez@journalist.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es bienvenida