¡Ya estamos hasta la MADRE de tanta CENSURA...  Di No a la Censura...

domingo, 9 de octubre de 2011

Un apostolado más parecido a esclavitud: Legionarios de Juan Pablo Marcial Maciel Segundo...

De los 11 a los 24 años, Nelly sirvió a los Legionarios de Cristo. Hoy narra la “alienación mental” a la que fueron sometidas ella y varias compañeras


Nelly Ramírez Mota Velasco es autora del libro “El reino de Marcial Maciel. La vida oculta de la Legión y el Regnum Christi”, presentado recientemente


Nunca preguntar por qué. Filtrar siempre lo que se piensa. Conservar la ingenuidad. Nunca cuestionar. No leer periódico. No informarse. No a la televisión. No al cine. No al teatro. No turbarse con pensamientos temerarios. Uñas cortas. No escribir. No perfumarse. Sonrisa y rostro amable de tiempo completo. Vestimenta siempre igual. Sobriedad y rectitud ante todo. Nunca salir solas. Buenos pensamientos de día y de noche. Nunca portar dinero en efectivo.
Nelly Ramírez Mota Velasco dejó de ver el mar y de acariciar un cuerpo masculino a lo largo de 14 años. Omitió los cumpleaños de su padre, los casamientos de sus hermanos y el nacimiento de cada uno de sus sobrinos, porque en su agenda sólo había espacio para los Legionarios de Cristo y el Regnum Christi al que se incorporó cuando era una niña (en los grupos Juveniles de la Legión) hasta 1996, cuando decidió ser voluntaria del movimiento para posteriormente consagrarse en el Regnum Christi, a pesar de la oposición y el rechazo que esto provocaba en su padre. De su madre siempre supo poco.
Sólo le permitían una llamada telefónica al mes con su familia, y sólo una visita al año. Tuvieron que pasar siete años para que pudiera estar al lado de su padre un fin de semana completo; aunque siempre acompañada de otra consagrada.
Al ingresar a la Legión, le pidieron su pasaporte, sus documentos y cualquier bien material. De este modo los superiores tenían un control total sobre ellas, las subordinadas, “a pesar de que, en contraste, los sacerdotes que están en el apostolado viven como verdaderos “yupies”, con Iphone y BlackBerry, computadoras MacBook, asiduos al golf, con zapatos Gucci o Salvatore Ferragamo.
A decir de Ramírez Mota, el padre Álvaro Corcuera (director general de los Legionarios de Cristo desde 2005) se aloja en un hotel exclusivo en Ipanema cuando va de viaje a Río de Janeiro, en lugar de hacerlo en la comunidad de los Legionarios. “¿Eso es digno de una persona que hizo un voto de pobreza?”, cuestiona Nelly.
Para ellas, narra, había “habitaciones comunes, rezábamos juntas, ningún espacio de intimidad; baños comunes, comedor juntas, estudio juntas, siempre había alguien a nuestro lado. Todo estaba reglamentado con horarios más que estrictos”
Desde el inicio del apostolado le dijeron que su rostro no le pertenecía y que, por tanto, debía sonreír y mostrarse alegre, más allá de sí misma. “Tu rostro pertenece a Dios”.
Espionaje interno. Informar en contra de cualquier compañera que se sublevara. Votos de obediencia, no cuestionar a sus superiores, prescindir de la conciencia, de la voluntad y la libertad, son sólo algunos de los aspectos que esta joven mujer vivió y ahora narra.
Recuerda cuando una compañera cayó en cama por excesivo trabajo y estrés. La mandaron a su casa indefinidamente: “Le dijeron que así ya no servía para los fines de la Legión”.
Hoy, Nelly apenas está recuperando su vitalidad. Habla despacio, a veces insegura, otras cabizbaja, calculando cada palabra que dice. Se muestra como es: sin adornos, y no es fácil aterrizar en su interior.
Un señor de seguridad, al que ella llama capitán, la acompaña y cuida. En varias ocasiones los Legionarios le “recomendaron” que no publicara su investigación, que dio como resultado su libro El reino de Marcial Maciel. La vida oculta de la Legión y el Regnum Christi.
Aún tímida, se define como menos vulnerable, aunque está convencida de que la formación que recibió le produjo un infantilismo, pero “es hora de ser autocríticos, valientes y cambiar la casa”.
Asegura que está en proceso de recuperar su capacidad crítica: “Veía a diario cómo mis alumnas caían en fanatismo, cerradas a la realidad, sin ver que la obra del padre Maciel estaba dañada de origen, con un estilo de vida inmoral. Intenté que abrieran los ojos, pero hay muchos legionarios y consagradas que continúan negando lo evidente”.
No hace mucho, su padre le pidió que hablaran, que lo escuchara profundamente. Él le mostró y comprobó —con cuanto documento pudo— por qué debía abandonar la congregación, en la que Nelly había alcanzado el grado de Directora de la Primera Casa de Consagradas, en León, Guanajuato, que ocupó siete años. Pidió tiempo para reflexionar, investigó y no regresó.
Hoy reconoce no haber perdido la fe en Cristo. Vive con su abuelo, quiere casarse y tener hijos; recuperó todo lo que le estuvo prohibido”.
Asegura haber recuperado su libertad, y valora ya no tener que colectar dinero para caridades ficticias: “Debíamos aportar 7 mil dólares para nuestra manutención, y más 3 mil dólares anuales para gastos de la casa (...) en el onomástico de Maciel, debíamos enviarle un cheque de 250 mil dólares.
En 2009, Nelly pidió un tiempo de oración y reflexión. Hoy pertenece a la Fundación Ambar, que da asistencia social a personas de escasos recursos.
— ¿Qué fue lo primero que hizo al abandonar la casa de Consagradas en Guanajuato?
—Fui al mar con mi familia. Recuperé el mar y mi libertad.
—¿Cuál era el núcleo del régimen de esclavitud que vivió?
—El culto se centraba en un líder vivo hacia quien dedicábamos un celo excesivo y un nivel de compromiso sin cuestionamientos. Estábamos ocupadas en atraer a nuevos miembros, por hacer dinero. Se nos castigaba si cuestionábamos, dudábamos o disentíamos, con pláticas y técnicas de entumecimiento mental para suprimir las dudas sobre el grupo y su líder, con meditación, cánticos, hablar en lenguas y trabajo extenuante.
Sólo le daban permiso de salir para pedir donativos: “¿Puedo comer con el señor X para pedirle que nos preste su casa de Acapulco para las vocaciones?”.
— ¿Cómo se le llama a esto? ¿Cómo se le llama al hecho de utilizar a las mujeres para conseguir favores de ciertas familias poderosas?, concluye Nelly Ramírez, quien hoy hace todas las preguntas que durante 14 años omitió.

El Universal
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es bienvenida