¡Ya estamos hasta la MADRE de tanta CENSURA...  Di No a la Censura...

sábado, 24 de diciembre de 2011

Comentarios de Civasco....

Aunque se enojen los que están y mas ese cuyo nombre no me quiero acordar que esta en la disque 4 republica no olviden que hasta el mejor poeta se va la poesia a lo loco hehehe!


Lo confirmo Nunca de lo nunca estuve de acuerdo ese  J. sincillon que lo veo mas como un lloron , es como le dijieras a zapata y a villa que fueran pacificos y perdonaran a los porfiristas-profrances y victorianoshuertistas  proyanquis, el hecho que besaras al peor asesino y criminal de guerra ese seudo “presidente” que es mas un ursurpador asesino cuyo nombre es fecal que insulta a jesus de cristiano nada tiene ese borrilipe que se cayo por segunda vez de la bici de tan borracho que esta , aunque se trague la hostia de los pedrastras ya esta llena y sucia del diablo ,dios lo sabe mejor y el diablo también , señor sinsillon no creo en usted , porque no firmo la demanda contra ese asesino de su hijo y de todos los activistas y de toda la gente asesinada en esa guerra ABSURDA!, lo pior es que apoyas a esa maldita oligarquía , mientras el pueblo valiente de dicho “prole” ya dio su primer paso para corte de  la haya les haga justicia , que ya va actuar contra ese sujeto de eso y de hecho se le ve que esta ya muy desesperado y con muchísimo miedo , por esa razon esta haciendo represion contra AMLO y contra su “rival”  penas mientos y mientras tu sigues con la ceguera a pesar del patadon, que te dio EL BORRACHON con perdon tuyo a tu pobre culin,  a pesar que hayas salido en el mentado time , tu sigues siendo un pinche imitador de ghandi ,  siñor sinsillon ya deja de soñar ,hay muchos tipos de poetas lo hay luchones como AMLO y cree en MEXICO mas que con letras o palabras y en si mucha ACCION hace que la letra de los “proles” se convierta en vida, mientra usted siga apoyando a sus criminales, asesinos, represores a la libertad de expresion, de educacion, de trabajo de cultura y artes, entonces la poesia suya se convierte en letra muerta, mi sobrino siempre ha puesto los versos de lelorico  en el foro de proceso y han tenido una gran aceptación porque es la poesía viva de un “prole” de morena y de AMLO esa es la letra viva que tanto he hablado, cosa que enoja a los represores de La expresión , verdad sinsillon que te vas quedando solo y un chingo,  entiende de una vez únete con AMLO y ya deja de hacerte el cuento por fa, se me hace que ya lo maicearon igual que a Marcos, a la señora Wallace y al señor Martí, y que su consigna es boiicotear a AMLO. Desde el principio -con besos, abrazos y escapularios- le ví la Mochila Azul. ¡A mí no me la pega!

Y no son insultos, mis  compas del foro de la supuesta 4 republica ¡es la puritita verdá! he aqui lo que dijo el javier sinsillon!

¿Es posible una república amorosa?
Javier Sicilia
22 de diciembre de 2011

………….
El virtual candidato de las fuerzas de izquierda a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador. 

Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Hay que celebrar que, en medio del dolor y la violencia, López Obrador haya cambiado su discurso y comience a hablar de una “República amorosa”. Hay, sin embargo, primero, que matizar, para no caer en contradicciones, y, segundo, mirar las condiciones del país en el que AMLO quiere fundar esa supuesta república, para evitar falsas ilusiones.
Una república puede ser virtuosa, pero nunca amorosa. Decir república y amor es un contrasentido. El amor es contrario al poder y en consecuencia no puede mandar ni mandarse, no puede normar ni normarse. Es, como lo mostró Cristo, un acto gratuito de libertad ajeno a cualquier institución. Quien ama no impone, no obliga, no ordena, no hace componendas utilitarias, es pura gratuidad y don; es, incluso, impotente para remediar algo –el mismo Cristo, el rostro más claro del amor, no pudo evitar que lo asesinaran, no construyó ningún reino perfecto y ni siquiera pudo salvar a uno de sus mejores amigos, Judas.
Ciertamente, el amor posee en sí mismo todas las virtudes, pero las posee de manera gratuita. Quien ama no se obliga a ser generoso, por ejemplo. Es simplemente generoso. De allí esa incomprendida frase de San Agustín: “Ama y haz lo que quieras”, porque el querer de quien ama es pura virtud. Si los seres humanos pudiéramos realmente amar no necesitaríamos de ninguna república, cuyo fundamento es el imperio de la ley mediante un gobierno que la custodia. Una república, por lo tanto, puede ser virtuosa, pero nunca amorosa. Debe –como lo muestran los “Fundamentos para una república amorosa” (La Jornada, 6 de diciembre), un burdo ensayo de moral republicana y no un fino tratado espiritual sobre el amor– ordenarse en función de la virtud, cuyo bien manda. Puede, incluso, mediante las sanciones de la ley, obligar a que nos comportemos de manera ética, es decir, a imitar al amor –toda virtud imita al amor–. Lo que no puede es obligarnos a amar.
Habría, en este sentido –el de la moral, y sólo en éste–, que congratularse por la propuesta de AMLO que toca, aunque sea desde la buena intención –hasta ahora muchos de sus actos no han respondido a la moral que predica–, el sentido medular de la vida social y política.
Sin embargo, dada la emergencia nacional, sin el mínimo suelo para articular un gramo de ética pública, ¿es posible pensar que AMLO puede acercar al país a esa república moral? Lo dudo. AMLO no sólo piensa de manera confusa y tardía –hasta hace unos meses su discurso era el del enfrentamiento–, sino también abstracta y, en consecuencia, ajena a la realidad del país. La fractura de las élites, de la que él mismo es parte, es tan extrema que no sólo ha generado una incapacidad en las mismas élites para construir una estrategia que acote la corrupción y el crimen, sino también para acordar una agenda común y un mapa de ruta que logre reducir drásticamente la violencia. Sin esto no hay manera de articular la más mínima de las repúblicas.
Esa fractura y esa incapacidad se proyectan ahora sobre un proceso electoral que, en medio de una violencia cada vez más atroz, con territorios balcanizados por el crimen, lo único que está haciendo es extender y hacer más hondo el territorio de la disputa y del dolor. Por ello, es absolutamente falso decir que los ciudadanos tenemos opciones políticas, y que la de AMLO es una de ellas. No sólo el crimen, la inseguridad y la impunidad nos marginan, sino también nuestros supuestos representantes. En los últimos años lo único que han hecho es opacarnos y convertir la democracia en el negocio de sus partidos, de los medios de comunicación, de las corporaciones privadas y públicas, y de unas cuantas figuras políticas que mantienen su hegemonía a costos muy altos.
Todo en la élite política va en sentido contrario a cualquier democracia. Destrozaron el IFE, permitieron que parte de esa misma élite – sea del partido que sea– esté coludida con el crimen, han mantenido el 98% de impunidad y nos negaron –el propio AMLO se opuso a ella– la reforma política que habría revitalizado la participación ciudadana y blindado el proceso electoral. Así, se han lanzado a unas elecciones ignominiosas cuyas pugnas, que aumentan la criminalidad y la ausencia del Estado, no nos conducirán a una república, sino a un callejón sin salida. El país que miran y en el que creen competir sólo existe en su imaginación. No es el de la gente que sufre, sino el de una élite política fracturada que sólo busca llegar al poder para simular que gobierna administrando la desgracia. Han preferido continuar la guerra a preparar una paz democrática y justa.
En esas condiciones, la “República amorosa” de AMLO no es sólo un despropósito. Ni siquiera camina hacia la ética de sus fundamentos. Sin un cambio en el corazón de los partidos, que se traduciría en una agenda común, sin una unidad nacional y una ruta clara que se dirija, junto con los ciudadanos, a reducir drásticamente la violencia y aumentar la justicia, el programa de AMLO –que llega tarde– es pura retórica, pura estrategia de poder, puro pragmatismo, un infierno, como el de los otros, empedrado de buenas intenciones partidistas.
Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés, liberar a todos los zapatistas presos, derruir el Costco-CM del Casino de la Selva, esclarecer los crímenes de las asesinadas de Juárez, sacar a la Minera San Xavier del Cerro de San Pedro, liberar todos los presos de la APPO, hacerle juicio político a Ulises Ruiz, cambiar la estrategia de seguridad y resarcir a las víctimas de la guerra de Calderón.


………….



POR EL OTRO LADO LOS PRIANRATAS NECESITAN MUCHO TE DE TILA, con razon quieren callar a AMLO pa ayudar al rip y al pan pero ya estan mas en la lonota hehehe.

Nerviosismo en el PRI
Jesusa Cervantes
23 de diciembre de 2011 


………….

Beltrones, Peña y Coldwell. Nerviosismo. 

Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (apro).- Los desaciertos políticos de Enrique Peña Nieto, a partir del error que cometió en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde fue incapaz de mencionar tres libros hubieran marcado su vida, han puesto en aprietos al PRI, que antes de ello, aseguraba por todos los medios que la Presidencia de la República volvería a estar bajo su mando.
Ahora, las infortunadas revelaciones de su ignorancia, la crítica que ha recibido por destacados escritores como José Emilio Pacheco o Carlos Fuentes, pero sobre todo las encuestas internas que han mostrado, por ejemplo, que el teet de la hija de Peña Nieto, Paulina, que tanto malestar generó entre la población en general, lo llevó a perder en el acto ¡10 puntos!
Las encuestas están generando algo más que malestar entre un sector de la militancia priista y quienes ayer pensaban que Peña sería un mal presidente de la República pero un excelente candidato, hoy lo están dudando.
El problema para los priistas es algo más que el ridículo en que ha quedado su candidato presidencial, lo que les está preocupando tanto a sus seguidores como a sus aliancistas –Elba Esther Gordillo y el Partido Verde–, es la falta de operación política que ha mostrado el exgobernador mexiquense y su incapacidad para imponerse a las nuevas directrices que está marcando el actual presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell.
Y es que la salida de Humberto Moreira –que ya era insostenible como presidente del pPRI– le ha pegado duro a Peña Nieto. En su partido se asegura que el encopetado candidato presidencial “negoció” la llegada de Moreira para ganarse la confianza y apoyo de “la maestra”. En el círculo político todos saben de la gran relación que hay entre Moreira y Gordillo e incluso que fue ésta quien en 2003 operó para que fuera el candidato del PRI al gobierno de Coahuila.
Sin embargo, los documentos que prueban que Moreira dejó a su estado sumido en una gran deuda, y no precisamente por impulsar obras para la ciudadanía, sino más bien para apoyar campañas de su partido, acabaron tumbándolo de la dirigencia priista y con él se fue también quien defendía a Peña Nieto de sus errores.
El poco tiempo que estuvo Moreira al frente del PRI fue suficiente para lograr la firma de una alianza electoral para la presidencia con el Panal, el partido de “la maestra” que, entre otras de las ventajas que ofrece es toda una infraestructura y organización distrital para hacer ganadores a los posibles perdedores en comicios.
Moreira también logró la suma del PVEM, sin embargo, la caída de el exgobernador de Coahuila y la llegada de Pedro Joaquín Coldwell, un hombre que nunca se ha caracterizado por su cercanía con Peña Nieto, no le ha sentado nada bien al candidato encopetado.
Resulta curioso, por ejemplo, que una de las primeras declaraciones del nuevo dirigente de partido fue que se revisarían las alianzas acordadas con el Panal y el PVEM; pero sobre todo que se haya rechazado lo que Peña Nieto ya había pactado con la maestra: que en las listas de legisladores plurinominales de Chiapas y de Sinaloa estuvieran en primer plano la hija de la lideresa magisterial, Mónica Arreola, y su yerno, Fernando González Sánchez.
La noticia desató la ira de “la maestra”, porque si algo no puede soportar es que se haga a un lado a su familia y, al parecer, la nueva dirigencia priista quiere replantear la negociación. Si no se llega a un acuerdo y Peña Nieto no mantiene a los familiares de Gordillo en primera línea de las candidaturas, seguro que “la maestra” le retira, en los hechos, su apoyo electoral.
Gordillo ya duda del “poder” del candidato presidencial priista, pues algo tan simple como el respeto a sus acuerdos con el Panal no los ha podido defender.
Por si fuera poco, Pedro Joaquín Coldwell ha tenido que decir en público que de ninguna manera el PRI pretende sustituir a su candidato presidencial. Esta aclaración llama la atención porque, si Peña Nieto es un candidato sólido, ¿por qué Pedro Joaquín hace eco a quienes dentro del priismo ven la sustitución como una opción?, ¿no sería mejor ignorarlos y en su lugar fortalecer y defender al candidato ya registrado?
Si a todo eso se le suma que Peña Nieto, quien sin el apuntador no atina a hacer comentarios inteligentes, no podrá salir a lo largo de dos meses en la radio y la televisión para repetir discursos que le impidan cometer desaciertos, pues entonces sí que está en un verdadero problema.
La declinación de Manlio Fabio Beltrones a participar en la contienda interna de su partido por la candidatura presidencial, en lugar de traerle beneficios le ha generado una gran desgracia a Peña Nieto: dejará de estar en el aire con discursos a modo del 18 de diciembre al 18 de febrero.
Esto, además de disminuir el constante bombardeo de su imagen para los electores, le generará un gran costo económico. Entre los que saben de medios de comunicación y spots de radio y televisión se dice que durante esos dos meses se dejaran de emitir ¡un millón y medio de spots! que ya estaban pagados.
Con la salida de Beltrones de la contienda Peña ganó la candidatura pero en la balanza las pérdidas son mayores: perdió un presidente nacional que daba la cara por él de manera constante, podría perder a la gran aliada que todos quieren, Elba Esther Gordillo y perderá presencia en los medios de comunicación durante dos meses claves.
Y si a todo ello se suman su incapacidad política, las críticas de la clase política, las dudas de los propios gobernadores del PRI sobre su candidatura y su arrogancia, entonces nadie puede descartar que Peña, antes del registro ante el Instituto Federal Electoral como candidato presidencial pueda contraer una enfermedad que lo imposibilite para continuar.
En estos dos meses venideros todo puede ocurrir, hasta un candidato sustituto.

………….
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es bienvenida