¡Ya estamos hasta la MADRE de tanta CENSURA...  Di No a la Censura...

jueves, 22 de diciembre de 2011

Comentarios de Civasco



Hola hiena loca no cabe duda que la mafia del poder y mafias transnacionales gringachas y españolejas que esta dentro del ” ife”  quiere reprimir los blogs, facebook twitter,  youtube  y REPRIMIR las campañas de AMLO y pena miento , las causa son muchas:
1.- penas miento anda cayendo y para evitar que pierda que se quede calladito, pero el ife se esta haciendo pendejo con el delito real de penas miento, es usar la televisión a favor del asqueroso dinosaurio del poder salinista.
2.- O es fecal que quiere que los menos del pan repunten en las campañas dejando callados a los contrincantes de lo cual es una violación a la libertad y voz del pueblo.
3.- La REPRESION EN TODA EN LINEA, contra AMLO tratando alejarlo del pueblo y en si reprimir en toda la forma de expresión, haciendo en si que la violencia y la bronques del pueblo ,para tener la excusa de llamarlos violentos y a mismo tiempo llamdolos narco y terrorista contrainsurgentes!
4.- Esto se llama PRE INVASION y REPRESION de los gringos que están impidiendo a que se hagan las campañas e inclusive la elecciones de los candidatos AMLO y penas miento mas hacia AMLO que a ese "epn", con toda la intención de HACER UN FRAUDE por si fracasa, O ES IMPOMER A GUEVO A FECAL COMO DICTADOR PROYANQUI ya que saben que su títere vale pa un cacahuate y mas su partidillo del pan, quieran o no están REPRIMENDO A LA NACION y dándole la excusa que los gringos quieren para invadir a mexico!
5.- AMLO anda buscando como puede hacer para ir y hablar hacia el pueblo y no caer en su absurda REPRESION que esta haciendo el ife proyanqui! pero la voz y la razon la tiene el pueblo, o es acaso el pueblo no tiene derecho o que???

Frena Tribunal Electoral proselitismo a Peña Nieto y AMLO

Mitin de AMLO en Xochilmilco.
Foto: Eduardo Miranda
MÉXICO, D.F. (apro).- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) frenó a los virtuales candidatos del PRI y de las izquierdas, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, respectivamente, al resolver que hacer proselitismo en etapa de precampaña constituiría “un acto adelantado de campaña” presidencial.
Según el TEPJF, los únicos que podrán hacer proselitismo electoral entre el 18 de diciembre y el 18 de febrero próximo son los aspirantes panistas Josefina Vázquez Mota, Ernesto Cordero Arroyo y Santiago Creel Miranda, pues lo harán sólo para obtener el voto de la militancia de esa fuerza política.
El magistrado Pedro Esteban Penagos López explicó que las precampañas deben dirigirse a la militancia para definir al candidato de un partido o alianza.
“Esta sala ha sostenido que la promoción de un precandidato en etapa de precampañas tiene el objetivo de obtener el voto de la militancia para lograr la postulación del propio partido.
“Las precampañas deben dirigirse a la militancia, la etapa de precampañas no es para la confrontación con otros partidos, no es para la confrontación de los candidatos de otros partidos”, subrayó el magistrado.
En sesión pública, en la que se resolvió un recurso de impugnación del PAN en Yucatán, el TEPJF hizo énfasis en que no hay justificación para que los “precandidatos únicos” hagan abierto proselitismo entre la sociedad en la etapa de precampaña.
“Los precandidatos únicos no tienen que lograr el apoyo de todos los militantes, no tienen permitido hacer en precampañas actos de proselitismo abierto a la población. Si un precandidato único hace proselitismo, son actos anticipados de campaña, porque eso no se apega a la actualización en la reforma”, advirtió Penagos López.
Para evitar que los precandidatos caigan en desacato a la norma, el magistrado Constancio Carrasco se pronunció por establecer una restricción:
“Es necesario que existan dos o más precandidatos, pero quien es precandidato único tiene limitaciones en el tema, y lo que se pretende garantizar (es) el principio de equidad de la contienda”, sostuvo.
Por su parte, el presidente del órgano electoral, Alejandro Luna Ramos, aseguró que la intención de los legisladores de prohibir las precampañas a los precandidatos únicos obedece a que pone en desventaja a aquellos precandidatos que compiten en el proceso interno de un partido político.
De acuerdo con la ley electoral, los precandidatos únicos no pueden hacer proselitismo mientras se lleva a cabo el proceso interno de un partido político entre sus aspirantes a obtener una candidatura; caso contrario en el que se encuentran Vázquez Mota, Cordero y Creel, quienes compiten por la candidatura panista a la Presidencia.
La ley también señala que los precandidatos podrán dirigirse únicamente a los militantes de los institutos políticos y no a la sociedad en general.
Entrevistado sobre el tema, el precandidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, consideró que con esta resolución el TEPJF quiere silenciarlo ahora que los asesores de Peña Nieto ya le recomendaron quedarse callado ante las pifias que ha cometido en los últimos días.
“Temo, y eso se va a saber con el tiempo, ya saben que al otro candidato (Peña Nieto) ya le recomendaron sus asesores que no hable mucho, quieren que esté calladito, como mudo, porque no le va bien, (quieren que) silencien a todos, pero con la ventaja de que a ese personaje ya lo introdujeron al mercado como un producto chatarra, quieren que (los demás) nos quedemos callados”, sostuvo.
Durante su último mitin del día, en el parque Cañitas de la delegación Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México, el tabasqueño refirió que enviará una carta a los magistrados del TEPJF para consultarles lo que puede y no hacer.

Las elecciones en México y la lógica elemental
Guillermo Almeyra

Con un país con 67 mil asesinados, ocupado militarmente, en el que el narcotráfico despliega ejércitos mejor armados que las fuerzas del Estado, y donde Estados Unidos manda, entra, sale, actúa, controla, manda armas a los narcos, lava dinero de la droga, espía y hace y deshace en la política y en la economía –y en medio de la mayor crisis capitalista mundial de todos los tiempos– no estamos ante una simple renovación electoral de la cúpula del Estado. Lo que está en juego es si México culminará su integración subordinada con Washington. Es la independencia del país y la posibilidad de una alternativa al neocolonialismo y de la construcción de un sistema que asegure trabajo, estabilidad, desarrollo, paz y justicia, trabajando para eliminar la explotación y la opresión. El peligro es inmediato pues incluso se ventilan abiertamente en sedes gubernamentales estadunidenses los proyectos de anexión de México. Las elecciones se dan en este contexto. El pantanoso terreno electoral, por consiguiente, forma parte del frente de batalla entre explotadores y explotados cuando los primeros están llevando a cabo una feroz ofensiva contra los salarios, los derechos y todas las conquistas civilizatorias logradas por casi un siglo de luchas obreras y populares y quieren revivir las condiciones del siglo XIX. Si los que en 2006 promovieron la abstención favorecieron a Calderón, con los resultados conocidos, ahora no sólo favorecen al PRI/PAN en el poder –y particularmente a la banda de Peña Nieto–, sino que también –al no ofrecer una alternativa– siembran desorganización, desunión, desmoralización, pasividad y ayudan así poderosamente al capitalismo para que éste haga pagar su crisis a sus víctimas. Son apolíticos que hacen la peor de las políticas: la de la pasividad y el conservadurismo. Son antielectoralistas que salen de su carencia de ideas y su mudez sólo para proponer la peor de las posiciones electorales, la abstención que deja el camino libre al candidato más reaccionario.
Toda revolución burguesa –la estadunidense, la francesa, las guerras de Independencia en América Latina, la Revolución Mexicana– siempre vio enfrentarse sectores de las clases dominantes o sus representantes, y en ellas los oprimidos y explotados, aunque no las dirigieron, participaron en esa lucha con mayor o menor independencia (Zapata se alzó con Madero contra Díaz, pero sin someterse al maderismo). Sólo los estúpidos pueden creer que son todos iguales y que da lo mismo que gane Juárez o Maximiliano (o, con todas las diferencias del caso, Calderón o López Obrador, éste o Peña Nieto). Porque, aunque los trabajadores no pueden esperar nada sino de sí mismos y de su independencia política y su autorganización, no les es indiferente si existe o no un marco constitucional en el país, si se logran o no espacios democráticos, si se roba y mata impunemente o si el gobierno al menos trata de poner reglas y de impedir que funcione la ley del más fuerte.
Sólo los que ignoran la historia creen que los movimientos dependen ciegamente de sus líderes. Quienes creen en AMLO no son forzosamente la réplica de éste. López Obrador gobernó la ciudad de México autoritaria y arbitrariamente y favoreció a los sectores empresariales. La política de Morena depende exclusivamente de sus decisiones y su programa escrito se da de patadas con su política de alianzas con sectores que buscan lo opuesto de lo que él proclama. Cuando las políticas que engendran muertes, hambre, pobreza extrema, ilegalidad, emigración masiva y colonización del país enfrentan a unos pocos multimillonarios con el resto de los mexicanos, AMLO se olvida de las clases y nos dice que el eje de su política es el amor (¿a quién?) y la lucha contra la corrupción (¿de quiénes?). Ahora, a riesgo de perder parte de su apoyo, se presenta como moderado para tratar de ganar el de los sectores capitalistas preocupados por el hundimiento del mercado interno y para eliminar la imagen de peligro para México que le fabricó el oligopolio televisivo, aunque Jorge Castañeda y Adolfo Aguilar Zinser hundieron a Cuauhtémoc Cárdenas con esa misma táctica…Además, nunca llamó a sus bases a movilizarse sino con fines electorales, y así las mantiene sin iniciativa y desorganizadas cuando, como lo demuestran los fraudes de 1988 y de 2006, no existe ninguna garantía de que no habrá que rebelarse contra otro despojo de la voluntad popular. AMLO es un político formado en la escuela priísta del pragmatismo y las maniobras sin principios que sin embargo apoyó al neozapatismo chiapaneco, creó universidades y escuelas, no robó ni reprimió y, por eso, sólo calumniadores de la más baja estofa moral pueden llamarlo bribón.

Pero lo que está en juego no es meramente una elección sino la creación de una nueva relación de fuerzas entre las clases. Y quien puede evitar el desastre no es AMLO sino el movimiento político-social que lo apoya. No existe en México otra fuerza democrática de masas. Ella ocupó el paseo de la Reforma para defender la voluntad popular e imponer cambios sociales. No depende de AMLO aunque lo sigue y confía en él. No existe otro sector que pueda organizarse y luchar por el cambio social ni donde sea posible promover ideas anticapitalistas.
Por lo tanto, manteniendo la independencia política, criticando las concepciones teóricas y las políticas erróneas del candidato, es indispensable luchar por el triunfo electoral del movimiento que lo apoya y por la organización autónoma y el desarrollo del mismo. Las bases de Morena tienen una capacidad de comprensión que los ultraizquierdistas desprecian. Un voto crítico de apoyo permitiría a quienes quieren una política anticapitalista consecuente estar junto a ellas ayudándolas a organizarse, a combatir toda claudicación y a hacer frente a un nuevo fraude. La abstención, en cambio, es una actitud pasiva y ayuda a la derecha. La lógica más simple lleva a condenarla.

Aqui van mas link confirmando la REPRESION hacia la VOLUNTAD DEL PUEBLO Y LA NACION.

Leer más en Blog de lerolico


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es bienvenida